Comisiones: Derechos Humanos
27/12/2010
Díaz, miembro de la comunidad Qom de Formosa, inició una huelga de hambre. Acompañemos la lucha de los Pueblos Originarios en defensa de su Tierra
 
 
La lucha de la comunidad Qom Navogoh (La Primavera) viene hace muchos años como tantas otras luchas indígenas en nuestro país y a lo largo y ancho de nuestra Abya Yala (continente americano).
Ante la falta de respuestas de las autoridades provinciales y nacionales con respecto a los reclamos territoriales de la comunidad La Primavera, decidieron en julio de este año cortar la ruta nacional 86 del departamento de Pilcomayo (Formosa). Su fin era lograr ser escuchados para que de una vez por todas termine el avallasamiento a su comunidad, que se devuelvan y se respeten sus tierras ancestrales, denunciando también la falta de agua potable y de asistencia médica en su comunidad.

El 23 de noviembre, fueron desalojados violentamente de la ruta por la policía provincial que actuó por orden del gobernador peronista Gildo Insfran en complicidad con el gobierno nacional que es quien tiene jurisdicción sobre las rutas nacionales. El saldo lamentable de aquella triste tarde fue el asesinato de Roberto López (hermano de la comunidad), ancianos, criaturas y mujeres heridxs, que luego llevaron detenidxs como si fueran asesinxs y tratados peor que como animales, quemaron las pocas pertenencias de la gente de la comunidad, entre ellas los documentos.

El vergonzoso accionar de las autoridades locales y nacionales refleja el grado de invisibilización ejercido por el estado con respecto a los reclamos legítimos de los indígenas. La falta de respuesta del gobierno nacional fue acompañada de una conferencia de la presidenta con Insfran en pos de mantener el amiguismo político con el representante más fiel de la corrupción en la provincia de Formosa. Es por ello que no vale la pena preguntarse el por qué la presidenta se niega a recibir a la comunidad Navogoh.

Dados estos terribles hechos en la comunidad Qom, Félix Díaz , vocero de La Primavera, viajó a Buenos Aires con el objeto de exigir respuestas y solución real a los problemas de su gente, que además de los expresados arriba, hoy por hoy las personas que quedaron en la comunidad son amenazadas y hostigadas verbal y físicamente por civiles armados al servicio de los terratenientes de la zona.

Hoy 23 de diciembre pasado se cumplió un mes de la brutal represión y asesinato, y precisamente este día las fuerzas policiales formoseñas se instalaron en la comunidad peligrando la integridad física de todxs lxs integrantes de la comunidad. Y a la vez, siguen sin tener respuestas de las autoridades para resolver su reclamo, es por ello que Félix Díaz decidió en conjunto con sus hermanos Qom y de otros pueblos indígenas, comenzar una huelga de hambre de tiempo indeterminado hasta ser recibido por la presidenta de la nación, y se ofrezcan soluciones concretas a sus reclamos y problemas reales y urgentes.

Es inconcebible que el Estado permanezca haciendo caso omiso a los reclamos territoriales de los pueblos originarios y continúe humillándolos y masacrándolos como hace más de quinientos años. Siendo a la vez contradictorio con lo que afirma la constitución de 1994 que los reconoce como preexistentes, o con lo que afirma la Ley 26160 de emergencia territorial -el artículo 75 inciso 17-, el convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) y la Declaración de Derechos Indígenas de las Naciones Unidas.

El reclamo es legítimo porque los Originarios son los verdaderos guardianes de la tierra, para ellos la Pacha es vida y al ser vida no se negocia.

A modo de reflexión debemos tener en claro las consecuencias del capitalismo salvaje en nuestro país, el cual sigue reproduciendo el colonialismo, la opresión y el saqueo desde hace 518 años. Lo notable de la actualidad, es que los colonizadores ya no vienen con escudos y espadas, sino que se representan en las mineras contaminantes a cielo abierto, el desmonte desmedido para la plantación de soja, la construcción de barrios privados sobre cementerios indígenas, entre otros tantos lamentables hechos.

En tanto tengamos en claro la necesidad y la importancia de preservar nuestros recursos naturales vamos a levantarnos con fuerza para defenderlos, debemos aprender de los Pueblos Originarios que llevan una larga lucha de cinco siglos resistiendo, y predicando el amor a la Pacha como fuente vital.

Acompañamos a la comunidad la Primavera en su reclamo territorial, y exigimos respuesta por parte de la presidenta, que se devuelvan las tierras ancestrales y que se preserve la integridad física de todos/as los/las integrantes de la comunidad Qom La Primavera.

Utiliza los tags generadados dentro de tu comentario.

Comentarios

Notas Relacionadas con Derechos Humanos