En todo el país: Córdoba
29/03/2010
Scotto arrasó con un resultado cantado
 
 
Fue reelegida en el rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba para el período 2010/2013.
Las cartas ya estaban sobre la mesa, sólo faltaba jugarlas. Es que finalmente, pasado el mediodía del sábado, se reeligió en el rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba a Carolina Scotto para el período 2010/2013. Y así quedó expuesto el amplio apoyo que supo ganarse la primera mujer en dirigir la Casa de Trejo. En esta ocasión, Scotto fue acompañada por la ex decana de Ciencias Económicas y actual Secretaria de Asuntos Académicos de la UNC, Hebe Goldenhersch, en el vicerrectorado.

Con todo esto, se impuso por una holgada mayoría de 188 votos a favor y 30 en blanco, siendo que eran necesarios sólo 115. Aunque verdaderamente fue la única candidata en presentarse, su legitimidad quedó plasmada en un resultado sumamente favorable. A pesar de esto no se vio exenta de críticas por parte de Consejeros de diversos claustros disidentes de su gestión que, sin embargo, resultaron insignificantes en el contexto.

Mañana cantada

Ciertamente el saldo que dejó la Asamblea Universitaria convocada especialmente para la elección de autoridades, estaba cantado. Se anticipaba un triunfo rotundo de la lista oficialista ante la falta de competencia y sabiendo de la habilidad de la rectora, ahora electa por otro período, para lograr el consenso necesario en su favor. Y la mañana de este sábado 27 el Pabellón Argentina de la Ciudad Universitaria mostraba una tranquilidad inédita para este tipo de acontecimientos. Lo que se suele poblar de disidencias y desacuerdos confluyó en un consenso mayoritario que sólo dio lugar a los “pintorescos” pleitos en el ala estudiantil. Que de todos modos, en sus dos vertientes más fuertes, La Bisagra y Franja Morada, sólo se limitó a cánticos encontrados que desembocaron en el apoyo común al oficialismo de Cambio Universitario.

Anticipando lo que sería el curso de toda la Asamblea, los movimientos estudiantiles, entre La Bisagra, el Movimiento Sur, la Franja Morada y otros más minoritarios, entraron a la Sala de las Américas tomando ubicación en la bandeja superior y comenzaron a prodigar cantos, despejando cualquier duda de su presencia. Esto, seguido de la toma de posición de la rectora pasadas las 9. 30 dio inicio a la convocatoria, que Scotto se encargó de ordenar pidiendo que cada quien tome su lugar y alegando el quórum logrado. En lo que fue la mesa central del encuentro la acompañaban el actual vicerrector Gerardo Fidelio, el Secretario General John Bonetto y la Prosecretaria Marisa Velasco.

Quien tomó la posta de la táctica oficialista fue la decana de la Facultad de Lenguas, Silvia Barei, que fue la encargada de proponer a Scotto, aclarando además que inicialmente no había adherido a su proyecto. Y de este modo, justificó su postura alegando “lo hecho” (cargos docentes, implementación de reforma política) y los “proyectos en marcha que merecen continuidad”. Además de citar a la propia candidata en sus dichos de que “un mandato no alcanza, pero dos son suficientes”. Este aporte dio paso al retiro de la rectora, tras su postulación.

Entre lo que fueron las variadas intervenciones de la mañana, en su mayoría de la casta estudiantil, abundaron apoyos a la actual gestión. Y sin dudas, entre las más llamativas estuvo la palabra del decano del FaMAF, Daniel Barraco, quien en un tono catedrático y de frente a los asambleístas provocó diciendo que “no hay un pensamiento único, lo que si hay es un candidato único”, ante lo que alegó: “No es culpa mía, si es así (la candidatura única), vayan a decírselo a quien no se presentó”. Tal incitación produjo cantos estudiantiles que señalaban al decano de Derecho Yanzi Ferreyra, quien al término de las palabras de estas palabras, amablemente le estrecho la mano en un saludo cordial.

Críticas de gestión

Pero no todas fueron flores en la mañana, tuvieron lugar críticas desde sectores disidentes en la casta docente, como la Profesora Olga Paez, de Derecho, que advirtió que la gestión se caracterizó por un “sesgo pragmático”, una posición ambigua en lo que respecta a la garantía de gratuidad, es decir la derogación de la contribución estudiantil. Y remarcó una “clara distancia entre el discurso de conceptos de consenso e igualdad, con la práctica”. Con lo cual, mientras para el espectro disconforme eran fallas insalvables, para los oficialistas eran medidas que se deben profundizar en el segundo mandato. De igual modo, otros aseguraron que “a tres años poco a cambiado, las medidas son sólo maquillaje”, apuntando las falencias en autonomía, gratuidad, eliminación de cupos en medicina y salario docente.

En definitiva, esta elección cuyo resultado estaba anticipado, sirvió para convalidar la amplia legitimidad que Carolina Scotto supo ganarse en lo que fue su primer período 2007/2010. Y que seguramente seguirá manteniendo hasta la finalización del segundo y último. Ya que en la reforma política aprobada en 2008, se previó la reelección por un solo período más.

Finalmente en sus agradecimientos, la rectora electa le hizo un guiño a los disidentes al hablar de “consenso y pluralidad” y asegurando que “es posible convivir, respetarse, para transformar la Universidad”. Y coronó su triunfo en un mediodía atrasado, cuando pasadas las 13.30 horas, la cuatricentenaria casa de estudios vio nuevamente salir “humo blanco”.
Notas Relacionadas con Gremial