En todo el país: Córdoba
06/05/2010
Acampe en el Palacio Municipal
 
 
A dos semanas de rechazado el veto del intendente Daniel Giacomino a la ordenanza del Abono Estudiantil por parte del Concejo Deliberante , las aguas en el poder legislativo están lejos de calmarse.
Vamos por la reglamentación del Abono Estudiantil
Domingo 9 de Mayo - 18 hs - Caseros y Cañada

(CbaNoticias) A dos semanas de rechazado el veto del intendente Daniel Giacomino a la ordenanza del Abono Estudiantil por parte del Concejo Deliberante y de las declaraciones cruzadas entre el intendente y los concejales por el financiamiento del nuevo sistema para los estudiantes, las aguas en el poder legislativo están lejos de calmarse.

La pronta promulgación de la ordenanza en cuestión la semana próxima y la exigencia de los estudiantes por la reglamentación tiene, además, el condimento del origen de los fondos que lejos parece estar de definirse en el Palacio 6 de Julio. La tozudez del ejecutivo municipal en pretender negar lo que ya es ley y estudiar la posibilidad de implementación, indica nuevamente que la pelota estará de nuevo en poder de los concejales.

Las empresas de transporte concesionarias del sistema, diversos medios de comunicación y Giacomino parecen haber formado una entente por la cruzada de morigerar el impacto que supone este beneficio en las extraordinarias ganancias de las empresas y no han perdido el tiempo en operar para que esto se refleje en una solución que pueda salir del propio poder legislativo.

El elemento en cuestión surge de la labor de algunos concejales en reflotar un proyecto que apareció luego del veto al Abono Estudiantil y que pretende llevar la tarifa para los estudiantes Universitarios y Terciarios a un peso con treinta ($1,30). Quienes más entusiasmados se muestran, sorprendentemente después de haber votado y reconfirmado el abono para todos los niveles a $0,56 hace dos semanas, son los bloques Eva Perón, de Olga Riutort, la Unión Cívica Radical (UCR) y el Partido Justicialista (PJ); que podrían negociar la propuesta, si consensúan con el giacominismo, de llevarlo a un peso ($1).

Sin embargo, también dentro del propio concejo se manejan otras posibilidades de financiamiento que salen del propio sistema, de herramientas que el oficialismo no supo o no quiso echar mano ya que sólo se limitó a la descalificación de los ediles.

Cuánto cuesta garantizar la educación pública

Este es uno de los puntos en donde Giacomino, los medios de comunicación, los concejales y los estudiantes no llegan al acuerdo. Los dos primeros optaron por el “terrorismo” y apenas sancionada la ordenanza en el año 2009 lanzaron públicamente cifras imposibles, como si el cien por ciento de los estudiantes fuera a utilizar el sistema e incluso hasta llegaron a decir que las personas se anotarían a la universidad por el solo hecho de percibir el beneficio del abono; idea descabellada teniendo en cuenta la existencia de la contribución periódica que las Facultades cobran a sus estudiantes para cursar.

En el trabajo parlamentario los concejales y los estudiantes, con las estadísticas de la universidad en mano, calcularon alrededor de 30 mil universitarios en condiciones de utilizar el abono y una cifra de estudiantes terciarios posible que variaría en función de estipular un porcentaje de los 8 mil estudiantes inscriptos en el sistema. Pero a la hora de predecir cuántos estudiantes se incorporarían al sistema no hay un estudio de mercado que parta al menos del piso de menos de 2 mil estudiantes universitarios que hoy utilizan la tarifa social a un peso treinta ($1,30). Según el secretario de transporte Raúl Merino, en declaraciones a la prensa respecto de esta tarifa, estimaba que lo utilizarían unos 3 mil estudiantes de la UNC, si esta situación fuera inversamente proporcional todo indicaría que el número de usuarios se duplicaría, y si a esto se le sumara el encarecimiento de dos pesos ($2) en el último aumento y los efectos de la inflación en el costo de vida, hasta podría pensarse que la cantidad de estudiantes podría triplicarse a cerca de 9 mil.

Para el caso de que sean 38 mil los estudiantes beneficiados, anualmente le costaría al municipio unos 24 millones de pesos; en el segundo caso, sumado también los terciarios, casi 9 millones, un techo y un piso posibles que permiten dilucidar la inversión que significa apostar por la educación pública.

La Secretaría de Transporte en el Concejo

En las comisiones, en las oficinas y hasta en algunos bares cercanos al Concejo Deliberante, los números van y vienen para tratar de resolverle al intendente de dónde saldrá el dinero para el abono, la situación se contrapone con el mutismo oficial.

La última reunión de la comisión de servicios públicos se recalentó ya que chocaron dos proyectos relacionados al abono, el anteriormente mencionado que lleva la tarifa del nivel superior a un peso treinta ($1,30) y un proyecto presentado por le concejal Elvio Sahaspe del PJ que apunta a orientar el Fondo de Usuarios Subsidiados ($0,05 por boleto), creado por la ordenanza tarifaria a propuesta del ejecutivo municipal, y que recauda 9,5 millones de pesos al año que en teoría deberían haber sido utilizados para crear un boleto para carenciados “que lo soliciten”, y que hasta la fecha, con 3 millones de pesos recaudados, nunca fue implementado.

Por otro lado, la UCR presentó otro proyecto para recaudar 23 millones de pesos anuales creando un fondo único conjunto entre el anteriormente nombrado, el Fondo de Saneamiento al Transporte ($0,001 por boleto) y el Fondo Tarifa Social que recauda 12,5 millones de pesos anuales y que es destinado a distintos usuarios como discapacitados, jubilados y pensionados, veteranos de Malvinas y mayores de 70 años.

Teniendo en cuenta, según trascendidos, el debate interno de la UCR en cuanto a apoyar la propuesta de llevar la tarifa universitaria y terciaria a un peso ($1), la presentación de este proyecto obedece a dos posibles estrategias: una lavada de cara del centenario partido ante su fuerza estudiantil, Franja Morada, que dirige la Federación Universitaria de Córdoba, o un intento por dilatar el debate inmediato que introdujo Sahaspe con la presentación de su proyecto de financiamiento hasta tanto se consiga el consenso necesario para aprobar la propuesta del ejecutivo.

La inversión de la tarifa social en todos los rubros suma un total de casi 6 millones anuales, teniendo en cuenta que se recaudan 12,5 millones anuales, quedan en la nebulosa poco más de 6,5 millones de los cuales se desconoce el destino y que bien podrían servir para sostener el abono.

Otro eje de discusión gira en torno a los 19 millones de pesos que Siemens se lleva por año en concepto de gestión por el sistema de pago con cospeles. Recientemente el ejecutivo municipal envió al concejo el pliego para la licitación del servicio de Prepago del sistema de transporte urbano de pasajeros que contempla la eliminación del cospel e implementa universalmente el sistema de tarjeta sin contacto. Esto supondría la disponibilidad de ese dinero que sumado al Fondo de Usuarios Subsidiados y lo que sobra del Fondo de Tarifa Social resultarían casi 35 millones de pesos anuales suficientes hasta para garantizar el techo de unos 38 mil estudiantes universitarios y terciarios objeto de esta controversia que hoy está pendiente de resolución.

Contrariamente a lo manifestado de manera constante por Giacomino en los últimos meses, todo indica que hay fondos suficientes para sostener el Abono para estudiantes de todos los niveles.

Utiliza los tags generadados dentro de tu comentario.

Comentarios

Notas Relacionadas con Gremial